viernes, 21 de abril de 2017

El oro ávido

Desde hace quince meses los títulos de deuda que se hicieron populares con el nombre de LEBAC tienen un crecimiento geométrico.
El día martes vencían 383.000 millones de pesos, y para que no se fueran todos a la mierda (o al dolar) el Banco Central de la República Argentina aumentó la tasa en 2% llevando la tasa al 24.25% anual.
Un numero atractivo ya que la expectativa del mercado era de 23,5%.
Sin embargo el BCRA tuvo ofertas de renovación por 41.000 millones menos que los que se renovaban. Es decir que 41.000 millones migraron vaya uno a saber donde aunque sospechamos que ni a consumo ni a inversión productiva.
Es mas probable que que hayan ido a las llamadas operaciones de pase que pagan un poco mas (y es para manos grandes, no perejiles como nosotros) y en no pocos casos al dolar para ser "acolchonados", es decir fugados del país o, lo que es lo mismo, atesorados en colchones aterciopelados.
El dato mas significativo es que por primera vez en mucho tiempo las ofertas no superaron el monto ofrecido.
En general el BCRA recibe ofertas que superan en mucho la deuda que ofrece. Esta vez no sucedió así y es un signo que este método para intentar contener la inflación (que dicho sea de paso no esta siendo muy efectivo) no aguanta mucho más.
El volumen de intereses acumulados por estas operaciones son el hoyo en el Titanic, solo que en lugar de entrar agua sale un déficit impresionante.
La banda serbia SARS ya escribió sobre el asunto.

Hombre, adivine que tengo para cena!
El pan mohoso, el pan mohoso

Ay de mi, ay de mi!
El pan mohoso, el pan mohoso

Y mi vecino siempre tiene la nevera llena
La mortadela y el Nutella

No hay comentarios: